Las bodegas apuestan por subir los precios del vino de manera ...

Las bodegas apuestan por subir los precios del vino de manera prudente

La escasez de uva en Europa es una oportunidad para el sector

Finalizada la vendimia en toda España con una reducción de entre un 15% y un 20% según los primeros datos provisionales del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, queda esperar cómo reaccionará el mercado del vino. La menor oferta de uva debido al calor, la sequía y las heladas de abril, ha subido los precios en origen por lo que cabe esperar un repunte también en el precio de los vinos.

"Lógicamente el incremento en el precio de la uva por la escasez en la vendimia de este año producirá un leve incremento en los costes que repercutirá en el precio del producto. También hay que destacar que, aunque escasa, la uva de esta añada es de una calidad excepcional lo cual augura la elaboración de estupendos vinos", señalan desde Bodegas Familiares Matarromera.

Según el director general de la Federación Española del Vino (FEV), José Luis Benítez el precio de la uva ha subido debido a que las bodegas han pagado más por sus necesidades de abastecimiento, "cuando se paga más en origen, las empresas tratan de trasladarlo a destino, pero las bodegas son conscientes de que este es un negocio a corto y largo plazo y no tiene por qué ser una norma que se cumpla a rajatabla".

Para Benítez, independientemente de la decisión que se tome de subir o no el precio de los vinos de manera proporcional a como ha subido la uva, "al final es el propio mercado el que marca el precio y en qué porcentaje acepta la subida". Ante la escasez de materia prima, los expertos advierten que incluso, el mercado español de concentrados de zumo de uva "va a estar bajo una gran presión", ya que los inventarios de la cosecha de 2017 se irán reduciendo en la medida en que éstos se redirijan a la elaboración de vino, más lucrativa.

Menos en Rioja

La sensación inicial del sector con los vinos fermentando en las bodegas es de prudencia. "Cada bodega tiene su estrategia, por un lado, han tenido que asumir el coste más elevado de la uva pero por otro, saben que el mercado no acepta bien las grandes subidas", explica Rafael del Rey, director general del Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV). Para el representante de esta organización, las fuertes subidas en origen repercutirán menos en las zonas de España donde hay una mayor tendencia a guardar vinos como puede ser el caso de Rioja.

"Normalmente la traslación del precio pagado por la uva es menos dramática en estas denominaciones porque la escasez de la cosecha se puede compensar con existencias de años anteriores", comenta del Rey. En sentido contrario, las subidas de precio en origen se trasladarán más a los vinos del año del centro y sur de España, Castilla La Mancha y en zonas como Extremadura y Valencia, donde "el repercutir el precio pagado por la uva es más necesario porque no se suele guardar y no puedes compensar con añadas anteriores".

El director general del OEMV opina también que la subida del precio de la uva afectará menos a los vinos de más valor añadido y más a los económicos "ya que estos, con unos márgenes muy ajustados y una uva más cara, no les quedará más remedio que trasladar esta subida".

Desde Bodegas Familiares Matarromera coinciden en que por el rango de precio se notará de mayor forma en los vinos jóvenes que en los vinos de guarda ya que porcentualmente asumirán mejor ese hipotético crecimiento. Para estos elaboradores, habrá diferencias entre regiones y denominaciones de origen y conviene indicar que no será igual para todos. "El precio de la uva en Rueda no se ha incrementado tanto como en Ribera del Duero por poner un ejemplo. Mientras que en el segundo caso está creciendo el precio de la uva más de un 50% respecto al año pasado en Rueda el incremento se sitúa en torno al 30%".

Si se cumplen los pronósticos, lo lógico es que se mantenga la tendencia actual en el mundo y en nuestro país, y que se resientan las ventas de los vinos de los segmentos más económicos que son los que subirán más de precio. "Pienso que la subida del precio del vino no tendrá efectos en las ventas directas, el canal Horeca e internet y sí puede afectar algo al canal de la alimentación, donde se venden más los vinos de menor valor añadido", explica Rafael del Rey.

Ralentización del consumo, no descenso

Una consecuencia, no mal vista por el sector, donde el objetivo general de la marca España es apostar por vender cada vez más vinos de calidad y mayor valor añadido. La previsible subida no será tan significativa como para tener consecuencias negativas en el mercado. "Quizás suponga una ralentización en los crecimientos de consumo, pero no un descenso", señalan desde Bodegas Familiares Matarromera.

En España exportamos más del doble del vino que consumimos, algo más de 1.000 millones de litros, de ahí, la importancia de las ventas al exterior. Según los expertos, el comportamiento de las exportaciones ante una previsible subida del precio del vino será un "calco" de lo que puede pasar en el mercado nacional. "Se venderá menos de los vinos a granel y más baratos que subirán más de precio y se mantendrán las ventas de los de mayor valor añadido," asegura el director general del OEMV. Los vinos a granel suponen el 54,7% del vino que exporta España. De los 2.257 millones de litros que vendemos, 1.236 millones son de este tipo de vino. Un dato a tener en cuenta que a la hora de facturación no tiene tanto peso. "De los 2.759 millones de euros que exportamos, los vinos a granel solo suponen 532 millones de euros, apenas un 19% del total de la facturación".

Tensiones en los precios

Para el presidente de la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (CECRV), David Palacios, la también escasa vendimia en Francia e Italia puede ser una gran oportunidad para que el sector gane presencia en el mercado internacional dada la calidad de nuestros vinos. La Unión Europea tendrá una de las vendimias más cortas que se recuerdan, con apenas 145,1 millones de hl (-14,4%), según las estimaciones de la Comisión Europea, con fuertes descensos en España (36,8 millones de hl, -15%), Francia (-18%) o Italia (-21%). Algunos analistas internacionales se hacen eco de esta coyuntura, que aportará complejidad a la campaña de comercialización actual. Las expectativas de que habrá escasez de vino provoca tensiones y no hay semana que no suban los precios.

"Se nos presenta una buena ocasión para, con subidas ligeras de precios ganar cuota de mercado y que nuestros vinos estén mejor posicionados, sean más rentables y más valorados". Según Palacios, la cosecha ha sido corta, pero de muy buena calidad y con una subida lógica y proporcional, por el incremento del precio de la uva, "el vino español podría posicionarse mejor, siempre y cuando, sea una un aumento prudente porque el mercado no está para grandes incrementos".


Compartir: