Inmaculada Poveda, directora general de Agroseguro, comenzó la jornada destacando la elevadísima siniestralidad de esta campaña –con indemnizaciones totales de 220 millones de euros en cultivos herbáceos extensivos y de 75 millones en uva de vinificación, en ambos casos las mayores cifras pagadas en un año– y el considerable esfuerzo de Agroseguro para agilizar las tasaciones y los pagos de las indemnizaciones. Por su parte, José María García, director de Enesa, dio un repaso a las indemnizaciones por sequía de las últimas campañas, así como las características de la cobertura de estas líneas de seguros.

Óscar Sayagués, director general de la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta, puso de manifiesto el nuevo convenio firmado con Agroseguro con el objetivo de fomentar los seguros agrarios en la comunidad. El acuerdo permitirá a los beneficiarios recibir, de forma inmediata, la ayuda de la Junta en el momento en que suscriban una póliza de seguro. La subvención acumulada que se otorgará a los asegurados asciende a 7,2 millones de euros.

La jornada también tuvo la participación del subdirector de Seguros Agrarios del Consorcio de Compensación de Seguro, Domingo Varela, que ha anticipado que dicha Entidad habrá de aportar, como reasegurador, unos 138 millones de euros; el director de Saeca, Rafael Pizarro, quien detalló la posibilidad de fraccionar el pago de las primas con el aval de esta entidad; y, por parte de Agroseguro, también su director técnico, Félix Novoa, y el director territorial en Castilla y León, José Ignacio García.

Principales novedades

A lo largo de la jornada se han presentado ponencias en las que se han descrito las principales novedades de los seguros de cultivos herbáceos y de uva de vino. En los primeros destaca, fundamentalmente, la revisión de los rendimientos asegurables y el adelanto en el periodo de contratación de colza en secano; y en el viñedo, el mantenimiento de la bonificación del 5 por ciento para facilitar el acceso de nuevos asegurados o de aquellos que lleven tres años sin contratar.

Las extremas condiciones climáticas y sus graves efectos en las cosechas demuestran la necesidad de proteger las explotaciones con un seguro agrario. Para ello, el sistema español de Seguros Agrarios Combinados, creado por Ley en 1978, auspiciado por la Administración (áreas de Agricultura y de Economía) y coordinado por Enesa (Mapama) –que además subvenciona las primas–, ofrece coberturas para todas las producciones agrícolas frente a la práctica totalidad de los riesgos naturales, desarrolladas en coaseguro por Agroseguro, una agrupación que cuenta con la experiencia y la solvencia de las 22 entidades que la forman.